Bahidorá 2014, vamos a ponernos todos contentos sin preguntar por qué.

Por Isaac de la Rosa

 

En su segunda edición, el Carnaval Bahidorá se ha consolidado como una alternativa a los festivales musicales como los conocemos en la Ciudad de México. Una alternativa al tráfico infernal, al tumulto del metro; una alternativa para evitar a los revendedores respirándote en la nuca antes de entrar al evento  o a los taxistas y sus precios absurdos al terminar la jornada.  

Cabe mencionar que uno de los aspectos que pueden llegar a convertir a este festival, que se lleva a cabo en el Parque de las Estacas en el estado de Morelos , en uno de los más importantes del circuito es la disposición de los asistentes para vivir la experiencia “bahidoriana”.  Es decir, todos parecen llegar con una vibra de aceptación y respeto tanto por el lugar como para los demás asistentes, sin empujones ni mayor tumulto mientras los artistas llevaban a cabo sus presentaciones en el escenario.

Esta buena vibra se respiró desde el principio; aquellos que hicimos uso del servicio de transporte que salió del Distrito Federal pudimos comprobarlo tan sólo llegar a ocupar nuestro lugar en la fila. La cita fue el sábado a las 9 de la mañana y ya a esa hora podía percibirse un tufillo familiar en el aire y una algarabía generalizada que auguraba un fin de semana lleno de música y gozadera.

Es verdad que este festival es joven y por lo tanto hay aspectos a mejorar, siendo uno de ellos precisamente la logística del transporte.  El punto de reunión para partir del Distrito Federal no pudo haber sido peor elegido, ya que en las inmediaciones de la Fuente de Cibeles se llevan a cabo trabajos de construcción. Quienes esperábamos nuestro turno para abordar el autobús tuvimos que sortear una serie de inconvenientes que iban desde un enorme tractor, hasta el incesante ruido producido por una motosierra que hizo delirar a quienes tuvimos que esperar poco más de dos horas, ya que la escases de unidades fue otro de los puntos en contra de la organización.

Una vez en el Parque de las Estacas, uno no puede dejar de pensar en ese cuento maravilloso del escritor peruano Julio Ramón Ribeyro titulado Silvio en el rosedal quien describe de la siguiente forma la impresión de Silvio, que es el nombre del protagonista, al llegar a una propiedad que hereda y que conoce por primera vez:

“Cuando uno entraba al patio por el enorme portón que daba a la carretera se sentía de inmediato abrazado por las alas laterales y aspirado hacia una vida que no podía ser más que enigmática, recoleta y deleitosa.”

Y deleitoso resultó ser el fin de semana, ya sea que hayan llegado a tiempo para ver a Caloncho, Mahmundi y Oso Leone o que hayan esperado a que una mayor cantidad de gente se congregara para el enérgico show de Bomba Estéreo que puso a saltar y bailar a los asistentes al ritmo de su cumbia psicodélica. Acto seguido, Wild Belle subió el escenario para deleitar a un público ataviado en su mayoría en trajes de baño, que disfrutó de la voz de la hermosa Natalie Bergman y de sus canciones mezcla de reggae, soul y ska. En adelante la oferta musical fue en su mayoría orientada hacia los sonidos electrónicos, la noche transcurrió entre beats hipnóticos y el cadencioso danzar de un público que aguantó el descenso de la temperatura. Otro aspecto a destacar es la puntualidad con la que uno tras otro se presentaban los grupos, Baths, uno de los actos más esperados, subió al escenario alrededor de las 21:30 horas, “vaya, hay mucha gente aquí” exclamó Will Wiesenfeld antes de tomar el micrófono para desgañitarse la voz y envolvernos en un frenesí de guitarras y sonidos delirantes.  Así transcurrió el resto de la noche, con un público que no paraba de bailar ante todos y cada uno de los actos restantes.

El domingo llegó y algunos emprendimos el regreso a casa, otros decidieron quedarse para disfrutar de ese pequeño pedazo de paraíso en el que se convierte ese  lugar que ya ocupa un lugar en nuestra agenda cada Febrero. Bahidorá es sin duda un festival con gran potencial, que no debería perder su esencia a pesar de la inminente popularidad que le espera en años próximos. 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s