La Niña Blanca

Por: Panda

Fotos: Panda / Sib Cornelius

Con un tanto de morbo y preocupación decidimos  abordar un tema ya hablado con anterioridad, mismo que nunca satisface la curiosidad de aquellos que buscamos impactarnos por lo que a oídos nos llega.

Por ello emprendimos marcha hacia Pedro Escobedo, Querétaro, donde nos dijeron que había un templo dedicado a la Niña Blanca en el que se realizaban misas, y entre ellas bautizos, confirmaciones, primeras comuniones, incluso bodas. La curiosidad nos puso en el camino y preguntando nos orientamos hacia lo que parecía ser una tortura, de esas que saben bien.

“Siga derecho y como a 100 metros va a encontrar una casa verde, ahí se mete, es el templo que esta buscando”… (mientras avanzábamos por un camino de terracería). Una vez ahí no supimos que hacer, todo estaba cerrado; ¿debíamos tocar?,¿entrar así como si nada?, ¡¿o que carajos?!… Mi compañero empezó a saludar con un “buenas tardes” escandaloso repetidamente, a lo que respondió una persona un tanto molesta –“¡fíjese!, aquí tiene un alambre la puerta, nomás se le jala”.

IMG_7574

Entramos a lo que parecía ser una capilla, no muy grande y con apenas unos 200 metros cuadrados era suficiente para albergar imágenes de todos tamaños y presentaciones de la Niña Blanca; varias hileras de bancas eran la recepción a lo que parecía un altar donde se encontraba un contenedor de agua bendita y algunas velas, rodeada obviamente de veladoras con diferentes inscripciones dedicadas a la Santa y un par de vitrinas con las imágenes de la misma.

Mi compañero y yo nos acercamos a quien con indiferencia nos había recibido, pregunté si le podía realizar algunas preguntas y contestó con despecho quiénes éramos, de dónde veníamos, y qué era lo que queríamos; al parecer estaba acostumbrado a que gente extraña fuera al lugar y preguntara la misma clase de cosas, sin embargo nos presentamos y le expresamos algunas dudas para romper el hielo.

_DSC1258

_DSC1270Fue claro desde el principio, “mi fe es mi fe y una cosa no tiene que ver con la otra”, cuando preguntamos a qué se dedicaba, cuánto tiempo tenía asistiendo al lugar y por qué su fe hacia la Santa Muerte.

Corto en sus respuestas nos pidió determinante que fuera anónimo su testimonio, él estaba más que dispuesto a contestar nuestras preguntas pero allá afuera  (de la iglesia) la gente hablaba y había que proteger el qué dirán.

Datos importantes fueron proporcionados; la construcción se inició un 3 de Octubre del año 2000 por Teodoro Reyes, ex convicto, quien tras encontrar redención mientras purgaba pena le prometió a la Niña erigir un lugar adecuado para ella “empezó con un pedacito, era como 10 metros cuadrados, nadamas estaba el altar y las imágenes, pero poco a poco ha ido creciendo y ganando devotos, se fueron comprando bancas, se fue construyendo y ahorita como ves nos ha ido bien”… Explicó el recepcionista.

IMG_7575

_DSC1279Solicitamos permiso para tomar algunas fotos y nuevamente nos condicionó con un “pueden tomar imágenes de aquí para allá (señalando el altar y las imágenes), de aquí para atrás no (amenazante mientras se acomodaba tras columnas de veladoras y tomaba asiento en una mesita de plástico que daba con la pared, detrás de él una Santa Muerte de cerámica retacada de velas que parecía que lo protegía y reafirmaba sus palabras)”.

Tomamos algunas imágenes y presenciamos la asistencia de algunas personas, mismas que se dirigían al lugar de donde no podíamos tomar fotos y salían con veladoras y cerillo, iban fumando, o llevaban sus copitas, a fin de cuentas eran ofrendas para la niña, regalos para su protección.

_DSC1286Uno de los fieles nos abordó cuando se percató que hacíamos preguntas al recepcionista, concretamente nos dijo “si le van a entrar éntrenle bien, aquí no hay cosas a medias, no prometan cosas que no le van a cumplir porque hay caray… conozco a algunos que lo han perdido todo por no tener palabra”, directo y fervoroso nos platicó como le había sanado tras un accidente, creyente de hueso colorado nos confesaba como había estado mal de la columna y el accidente en vez de dañarlo por el contrario arregló sus malestares; “ahorita hasta de chamba me van a cambiar, me esta yendo mejor, y se lo debo a la Santa”; tomó nuevamente los cerillos que había dejado en una repisa y continuó su andar para encender su veladora.

Tras convivir un momento y realizar las tomas decidimos despedirnos de nuestros nuevos amigos, quien con sorpresa nos invitaron a regresar al día siguiente pues se haría la presentación de una niña de 3 años de edad, y si queríamos ser parte de ello éramos más que bienvenidos.

_DSC1380

IMG_7573Al día siguiente, el mismo recepcionista nos abordó con tono más humano, eran casi las 3:00 pm y estaba a punto de iniciar la misa; “esperen aquí, ahorita viene el sacerdote para que platiquen con él”; esperamos unos minutos y veíamos como se preparaba una persona tras la columna de imágenes y veladoras; un sujeto que se ponía su túnica blanca y algunos elementos que he visto en las misas católicas.

Salió quien respondió al nombre de Ruicel Modesto González, el cual se presentó como sacerdote y cuestionó nuestro interés por el lugar, nos presentamos nuevamente y como si no le quedara de otra nos expresó que no había problema si él salía en las fotos, a fin de cuentas era quien daba la misa.

La ceremonia dio inicio y todos se persignaron, era como ir a la misa de los domingos a diferencia que en vez de tener un Jesús crucificado teníamos muchas calaveras con guadañas; rezaron el padre nuestro, el credo, “el yo confieso”, y demás oraciones, incluso dieron un sermón que duró unos diez minutos. La misa fue de 45 minutos aproximadamente, estaba genial porque duraban menos que a las que mis padres me llegaron a obligar a ir.

_DSC1326

_DSC1334Afirma que lleva aproximadamente 9 años dando misas dirigidas a la Niña Blanca, sin embargo también da misas católicas, comenta que no hay nada de malo con ello, sino al contrario es un medio que nos permite llegar a Dios; “hay gente buena y mala en nuestra iglesia, como en todos lados, sin embargo nos aceptamos como somos y buscamos un bien mayor que es salvarnos. Dios perdona cuando te arrepientes, lo mismo pasa aquí, sólo que se le ha vinculado con otras cosas que no tienen nada que ver”…

Agradecidos por la experiencia nos despedimos de los presentes, tomamos nuestros equipos y regresamos a nuestros hogares, pendientes en volver cuando sea la fiesta importante de la Santa en noviembre.

IMG_7569

_DSC1280

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s