¿Por qué te estás quedando solo?

Si aún no tienes 30, de seguro empiezas a rasguñarlos y todos los síntomas que conlleva eso se empiezan a presentar poco a poco; prefieres quedarte en casa que salir a beber, las resacas te duran dos días, tus relaciones son más inestables que tu periodo, te preocupa cómo la apariencia de tu casa, etcétera.

Más allá de eso, te das cuenta de que cada vez te cagan más y más cosas. Empiezas en tu fase de mamador treintañero que nada le complace. Los sitios que frecuentabas ahora te parecen ridículos y ahora prefieres ir a fiestas más “exclusivas” (buscas lugares donde te den de chupar gratis toda la noche y te pasas criticando pura pendejada moderna).

grumpy-cat-still-hates-everyone-at-south-by-southwest

De repente se te olvidó que comías tacos de canasta y ahora tu selección alimenticia se basa en productos orgánicos, madres sin gluten (aunque no sepas que sea), ensaladas con quinoa (aunque tampoco sepas que sea) e ir a comer a bistrobars, taperías y cualquier nuevo lugar resultante de una combinación de palabras sin sentido.

Tus amigos empiezan a estabilizarse o casarse, tener hijos y todas esas fases que tú piensas faltan mucho para llegar o que simplemente nunca te llegarán porque, claro, eres chavo y te gusta el desmadre. En resumen, nada está a tu nivel, nada te parece y nadie te merece. La gente que solía acompañarte prefiere estar lejos de ti y por ti, mejor.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s